martes, 6 de diciembre de 2016

Dolores acostumbrados

No pensaba
que era un
Depeche,
tampoco rockero.
Él supo
decírmelo
sin llorar
y nos quedamos,
sin marcarlo
en el lapso
de un latido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario