domingo, 18 de diciembre de 2016

Como una necesidad

Antes nos confomábamos con el ventilador. Ahora tenemos aire acondicionado. Me quedé en la primera opción. Aunque me de dolores de cuello. No me alcanza.
Siento las diferencias por pensar distinto en un universo que comparto. Los premios se los llevan los que conforman una locura oculta. Veo las patologías que me acompañarán. No la puedo resolver y de alguna manera la convivo en mis ficciones.
Escribo muy compacto en estos últimos tiempos. Será lo que me encuentro. Cuando la ficción dejó de ser.
PD: Puedo llamarme distinto en la llamada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario