viernes, 23 de octubre de 2015

Acá

-Hey man, slow down... Nice.
Estábamos en una cabina. Llenos de esperma seca por las paredes. No pude más por más que empujase. Acabé. Me saqué el forro con los restos de él como de los míos. Tenía un tatuaje en la espalda. Nos dimos un beso mezclado de lenguas llenas con menta de chicles y cerveza.
Nos dimos ese beso como si nunca pasase.
-Hey, man. Your name?
Después de una cogida estupenda solo atiné a levantarme los calzoncillos y los pantalones. Me supo limpiar los restos con papel tissue como nuestra acción. Lo que se nos fue.
-...
-Cat got your tongue?- me dijo.
Sin respuestas salí de la cabina. No hubo disparos después de tanto ensayo.
Él se fue para otro lado. Lo busqué para retomar lo que había sucedido. Era un tipo ideal y estaba ajeno a todo lo que nos pasaba. Busqué en el baño y no lo encontré. Cruzé en el cruising. Todos toquetearon un rato. No, se nos fue entre los laberintos.
Busco en otro error tu espera pasada como una ronda ya paga. Un despistado que te cubrió. Un vidrio roto enfrente por las circunstancias. Nadie se olvida de un elefantito que se durmió un rato antes para volver a trabajar. Cuando se te rompan los cierres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario