jueves, 17 de octubre de 2013

Volantear

Ayer por la noche analizaba las posibilidades de tener público para un proyecto que había quedado trunco en 2010 y creo que el mundillo están chiquito que voy a empezar a hacer algo que nunca hice para convocar gente para una obra. Amigos no tengo, conmigo te entretenés. La sala mas chica e incluso actuar solamente para la directora. Quizás como Miguel Mateos en el desaparecido cine Flores arengando a los cuarenta presentes "¿Que quieren escuchar?" Quizá salga un stand up, algún chiste subido de doble sentido o un espectáculo de mimos. ¿Qué se puede esperar? ¿Algo contracultural actual cuando te corrés un poquito ya roza con posiciones reaccionarias? Correccional de monitos. A los osos les gustan que los abracen. Ahora todos hablan de Verón. Teatro que te deje pensando o simplemente otra forrada que te haga olvidar que del cierre de la tarjeta, que tu ex se te caga de risa por Internet y los sueños de años pozos se fueron en seis litros de cerveza, dos en casa y las demás le perdí la cuenta en las botellitas de Quilmes tiradas en un salón. Ya a la segunda charla se había ido todo por la borda. La Sepultura de un laundry en Nueva York o el que se acuesta con niños el padre Grassi le dará su razón. No sé. O sí. hay que saber que uno puede estar en la oscuridad de un mundillo que se alimenta como vampíros de tu existencia y como el ventilador desgarrándote te sigue llamándote la atención. Cada vez la piel se pone mas gris, pasará del verde al amarillo. En Berlín deben haber mejores cremas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario