viernes, 18 de agosto de 2017

Dame de Ricardo Arjona.

Una actividad incorporé a mis hábitos ante la fobia. Retomé mis estudios, algo que no debería haber dejado. Cuando uno piensa demasiado y encuentra los errores afuera de las revistas del corazón. Ese ombligo que desapareció. Ahora escribimos porque nos dijeron que lo hagamos sin magia.
Siempre me dicté por mis pasiones, y como todo, se termina a puertas cerradas. El paso del tiempo no ayudó aunque algunas actitudes ante la vida me acompañó como las contraseñas cuando me tomo el colectivo de la memoria. Un tipo que me vio en otra situación, como una película que vi después. Comiendo papas fritas. "Me olvidé la letra..." diría Charly García, desconectado.
Puede ser por los rechazos tan inocentes que cambiaron las cosas. Estar en otro lado, en otro foco. Estamós acá, ahora. Los remolinos se mezclan entre los gitanos. Un agua que de beber es un iceberg que zarpó hacia otro polo. Parece resignación pero todos en casa conocen mi razón para no volver a la mesa. Uno toma otro barco. Lo que no se habló que ahora se enferma. Un leño en un desafío eterno. Pragmatismos con los feriados continuos. La garganta que ya no se abre como antes. Un presente/ausente, en un binarismo relamido. Una poesía que parece discontinuada en para siempre.
Un texto para leerlo está durando tanto como todos los ensayos de una obra. Mucho tiempo para poder resolverlos con un solo subrayado. Dejé el plagio como referencia, siempre otro dijo algo similar en otro lugar parecido o ya se vivió, como dicen en las películas. El eterno retorno para encontrar otros rastros en el camino universitario. La excepción que no marqué. Hasta antes del estreno se lo investiga. Algunos lo piensan como un amanecer perdido. A esa hora ya me caí por el pedido de un CEO.
Ahora demandan otros tiempos. La inmediatez por lo efímero con la frase registrada. La cosa es un cosito, le decía la novia. Y así, una mezcla de emociones cuando tenés un compromiso fechado. Sabés que las cosas tienen un vencimiento y te preocupaste por lo que dictaba tu calzón. Armaste una escena por salir de la situación, y era sabido. Con lo que te encontrabas, en cada momento.
Como era un tipo en una calle llamando a una ex que estaba en la tragedia de Cromañon. Él se compró el celular casi por pedido de ella. Y él pidió su teléfono a otros contactos durante esa noche cuando la había borrado de su vida. Todavía no se hablaba de redes sociales. Solo con mensajes de texto y por el MSN. Ellos dejaron de pensar igual para las fiestas navideñas. Con los fuegos artificiales.
Cosas que todavía causan gracia. Cuando veo la transcisión de una oruga en mariposa.

viernes, 11 de agosto de 2017

After del after

Si me armase de la bronca que tengo del despojo, se puede hacer mucho. Será la medicación que las cosas pasan. Te cagaron una vez y de a poco vas aceptando las cosas. Todo es tan normal. Se ve así.
La genética de uno tiene la salvaguarda que no continúa. Es fin de algo que no te funciona más.
Más que nunca pienso en no tener hijos. No por mí, sino por el futuro. Muchos problemas que no quiero exponer. Como deseo.
Poner a un pibe que se siente extraño es una obviedad, pero con su vida finita a cierta edad, a ciertos tiempos.
No hay fantasía después de la fantasía. Se cae a pedazos. Por la propia fantasía. Hacer de un vivir como una ficción para no sufrirlo, dirían los directores. Sin vengar nada.
Todo trunco. De eso sí, de tan críptico.

viernes, 4 de agosto de 2017

Con Lisa aprendí entremedios de los ensayos como un estado memorioso.

Y siempre les dije alguna vez que era un amor.  Y cuando alguien te avisa un rato antes de que pase. Y hay que bancarse el futuro, cuando no estás tan acostumbrado. Y la tecla dejó de sonar con todas las deudas en el medio de la pizarra.
Y nunca salí a tocar con los dedos El Río de Café Tacuba.  Y real.
Y... Como buena persona.

viernes, 28 de julio de 2017

La melodía del arte

"De pronto me caben las letras o los momentos de enojo o de melancolía sin llegar a la tristeza abrumante, que es algo que sería forzado, pero sí la melancolía del arte.
Todo de alguna forma tangencialmente o más profundamente tocan algún sentido personal. De eso no hay escapatoria".

Efecto Doppler.  (SEP7IMO DIA)

PD: Sueño.

jueves, 27 de julio de 2017

Río Babel

"Sin embargo, salí adelante y esa dura etapa quedó atrás. Sobreviví sin grandes secuelas. Llegué a un lugar menos escarpado y más abierto que antes. Para que me resulte más sencillo diré que a partir de cierto momento tomé aliento, miré a mi alrededor y me vi a mí mismo de pie en mitad de un paisaje nuevo. Entonces tomé conciencia de que era más fuerte y un poco más inteligente (por poco que fuera).
No pretendo decir que haya que sufrir en la vida y aguantar todo lo que se pueda. Honestamente, me parece que es mucho mejor no sufrir que hacerlo. El sufrimiento no es nada bueno y puede conducir a determinadas personas a perder su impulso vital y a ser incapaces de recuperarse. A quienes estén atravesando en estos momentos de su vida circunstancias difíciles que les provoquen sufrimiento me gustaría decirles: «Puede que sea duro, pero es muy posible que en el futuro tenga consecuencias positivas». No sé si servirá de consuelo, pero me parece importante insistir en la necesidad de avanzar, de no decaer, de no abandonar nunca ese punto de vista".

(Hakura Murakami en De qué hablo cuando hablo de escribir, 2017)


viernes, 21 de julio de 2017

Cuando te quedás solo en otro lado.

Me llené de palabras y no puedo soltarlas. Miedos aparecen como grandes fantasmas cada vez que tengo ganas de escribir o cuando agarro la guitarra como nuevas pasiones. Empiezo a tocar el teclado y se suspende un ojo en mi hombro derecho. Eso me dijo una gitana que me tiró las cartas. Una mujer de avanzada edad y otra de medianos años tiraron tierra sobre mí, me dijo. No creo tanto pero en los hechos sí.
Tengo identidades que se acercan a la teoría conspirativa del brujerío. Como un piropo no fui al grano. Vivo con ese ojo que me observa y le doy de comer como a un loro que me acompaña en mi  pirata visual, porque tengo a Iris vago. Le comento cosas cada vez que me encuentro solo. Lo uso como un bastón en lo persecutorio de tu almuerzo desnudo. Convivir con todo lo que te sale mal y no se entiende qué te estoy tratando de decir.
En algún momento de mi vida comentaba esas cosas con mi mascota como un personaje con quien me desdoblaba. Hasta que empecé a ver otros grados de separación. Una incomprensión que al unísono empezó a hablar. Un Mr. Hyde mental. Los hábitos hicieron un poco que con el trabajo deje esos clavos fríos que me insertaba casi de forma habitual.
Encontré mis lugares más conservadores como tenebrosos que tengo para el otro lado de la tierra que se abre cada vez más. No soporto los progresismo con frase hecha, atractiva para la hinchada. Un individualismo creciente en mi forma de pensar. No compartir eso que vos decís. Sentirlo de verdad, una parte de mi ser. Una sonrisa falsa como si te estuviese escuchando. Pero hay límites en el recorrido histórico. Una heterodoxia para una convivencia frente a la resignación, plagada de conformismos. Una pasividad que me llevó a un silencio para esta tormenta de ideas que me recorren cada vez que veo ese anuncio. La historia es otra allá cada vez que te veo.

Meditar, se tu propio altar, de Gustavo Cerati

viernes, 14 de julio de 2017

Hours... de David Bowie

Creo que es un disco existecialista. Se hicieron muchas preguntas sobre el mismo tema que nadie comprendió. Los días pasan y nos volvimos tecno. Sí. Tu música de aniversario no es la misma que en el sudeste asíatico.
Nunca supe que Bowie había dejado el alcohol en esos años y hubiese dejado tantos discos importantes. En términos de letras. Otra vida hubiese sido mi vida. Como amante.
Hay canciones que pasan en mi vida. Como cada vez que escucho un bandonéon, y sé que es no acordeón.
Hay diferencias.