domingo, 10 de diciembre de 2017

Cada vez que los escuche como un llamado

Son canciones que tienen un recorrido. Hay un montón de sonidos que lo tienen y sin embargo me las reservo en la intimidad. Hace unos años me fui de viaje y fui encontrando otras cosas que me pasaban en mi vida. Cuando estoy solo y empiezan a remixarse con audios que me traen a la memoria. BeachBall de REM es una canción maravillosa pero a mí me trae situaciones de quiebre. Caminar en un pueblo fuera de las temporadas. Con cierto optimismo. Como me puede pasar con Luscious Jackson con Fever In Fever Out. Lo que sigue en un poco más de media hora.
Cuando empezás algo de nuevo, aunque no parezca, que no se note para levantar sospechas. Estos años empecé a ver que no se necesito de mi propia opinión para tener resultados, buenos, malos,   regulares y pobres. Parte de esta historia también lo decide otro. Aunque se queden pendientes. Encontré otras voces fuera de mi cabeza ante los inminentes finales. Vivo cada vez más afuera de mi propia casa. Un lugar dramatúrgico que se escribe en nuestra vida. Otras posturas ante el pesimismo. Una ironía afectada, como un siempre adjetivo.
Dejé en parte lo autorreferencial, porque no tiene mucho sustento. Cuánto has sufrido para contarlo se vuelve innecesario. Hay obras de teatro que se me pegaron como la canción de Marolio y con el paso del tiempo tienen otra independencia. Con sus ciclos vitales, con un aire que las sostienen solas, no necesitan del marketing. Uno puede separarse de ahí sin tanta parafernalia. Una repetición que nos acompaña como cada función a la que le pusimos agallas.
Por eso cada vez que una canción aparece como una sorpresa me dejo llevar por esos sentimientos, que me siguen por esos tiempos. La gracia, lágrimas silenciosas en el lecho.
Esas guitarras acústicas que todavía me suenan entre el ruido.

(Nice Dream) by Radiohead.

martes, 28 de noviembre de 2017

"Recuerdos del futuro juntos"

Sé que había comenzado como una burla, eso yo creía en un principio. Aunque ahora que lo miro el camino recorrido había una persona en la profundidades, en aguas muy oscuras. Sin un lugar a tientas, en la ceguera de un departamento que estaba plagado de excusas. Algunos les dicen motivos para no hacer las cosas. La mugre por los pisos.
El paso del tiempo me dejó en un lugar protagónico de las cosas, dejé de lado una jerga por otra y quien pudo ir leyendo estas entradas se dará cuenta que es parte de un loop que me va dando vueltas cada vez que escribo. Mi yo-yo mátic. Egoman, cuando ando sin capa. Y como todo protagónico, también nos tocó perder. A veces por partes, a veces por todo. Hasta llegar a del todo. El exceso del casual me dejó a otra impronta frente a lo que pudiese ser un relato de Roberto Arlt. Un gran mentor a la hora de escribir. Usé mucho su modelo para muchas historias. Quizá no me canse. Necesité de algún lugar con mayor inmediatez, buscando entre otros modelos nuevos de escritura, y sé que Roberto no me falló en aquel pasado tan vertiginoso, aunque encuentro que las carnes también se pusieron cara a cara. Una invitación a una segunda vuelta. Una taza distinta a la vida, por favor. Y cuando tenés pocas opciones frente a la realidad, tenemos el caballo cansado.
Hay canciones que me marcaron un regreso de un lugar que lo había dejado en medio del prejuicio y quizá necesite bucear por aguas más claras a la hora de encarar la vida, la escritura, la música y los cada vez menos objetos que llevo en cada viaje.
Volverme más básico ante el ruido, aunque suene... ¿Desollado o desoído? Alguna vez.

Fuego de Noche, Nieve de Día de Ricky Martin (Piano Version)

viernes, 24 de noviembre de 2017

En tránsito (Te encuentra)

No es venganza. Se toma un poco más frío de lo habitual. Hay gente que está apurada y te corre por su destino. Vos estás en otra frecuencia, lo que fue será asi. Como la sexualidad.
No creía tener problemas hasta los primeros avisos. Chicas voluptuosas, exageradas. Mostrando todo su ser por un ser querido. Y no. Cada uno con su asunto.
Estoy haciendo cosas para no pensar en alguien que quise y sé que no es correspondido. Porque ya no está. Listo.
El problema de la vanguardia y para él está todo demasiado establecido.
"Hago todas las cosas para no pensar en vos".

PD: Si uno quisiera verte...

jueves, 16 de noviembre de 2017

La Madre Teresa de las Crónicas Marcianas Abandonadas

Pasó como parte de la adolescencia pero quizás ahora parte de la ausencia me está pegando en la adultez. Un karma que nos sigue. Ese amigo invisible del niño que no crece. No creo que haya madurado como una fruta en un cajón en el mercadito del barrio. No, la pérdida me puso en otra sintonía para encarar las cosas. Otras meras excusas para darle un puto sentido a la vida.
Lo que escribía hace unos años tenía un tanto terrorífico y todo se volvió silencioso y pasivo. Textos tóxicos que no se me despegan. Un grande, Poe. Y antes también había perdido. Lo que no está más como deseo. Vicios concentrados como un ritual que se cayeron rodando por las escaleras. Una depresión provocada que nunca me pidió permiso.
Cuando empezaron a borrarse las imágenes acústicas de las cosas. Lo que imaginaba por las calles cuando volvés al mismo lugar tiene otra concepción del devenir. Otra edificación, otras inscripciones, otros negocios, otros trabajos. Cambiaron las personas. Cuando visitás un barrio que dejó de tener, para vos, pertenencia. Otros. Enajenados.

En otro (d)espacio
si lo pensás
entre atmósferas pesadas.
Me habrá atropellado
el tiempo en la Tierra.

Un Millón de Años Luz (SEP7IMO DIA) de Soda Stereo

lunes, 30 de octubre de 2017

¡Alguien se clavó un salame!

Quizás sea el problema de ser espontáneo cada vez que me sudan las manos. Las agito con naturalidad para secarlas al aire y me dicen que eso es demasiado amanerado. Los miro y me miro las manos. ¿Dónde está lo amanerado? Me chorrean y las muevo como zumban las abejas.
Tengo un tema con lo que creo que es amanerado o no. Puedo charlar con una persona con temáticas que son del mundillo del "se la come", y sin embargo, en general pienso que no. Gente que habla raro pero no creo que por eso se come la galletita. Me quedo recalculando, nomás. Circulan otros prejuicios. Otro foco de las cosas. Como robots con inteligencia artificial.
He tenido profesores y compañeras de teatro que fueron tildados de gays, lesbianas, tortas, comechingones, cometravas y robacunas. Las robacunas las viví haciendo teatro y antes también. Es casi moneda corriente que respete a las MILFs. Hay una profesora que se comió un pebete. ¿Y cuál es...? Los tildados de gays y lesbianas no paran de comer más que los que tildan de. Todos estos son muy recatados. Empezaría a mirar para otro lado, señores acusadores. Una amiga me dijo la mejor definición del homófobo: es el que le tiene miedo a que a su culo le guste.
Por eso, cada vez que me apoyo en el hombro de alguien es por cariño, algo que ya no es tan fácil que suceda. Esa connotación que me pusiste y me salió, ¡Qué querés que haga, ahora!
Ya no puedo recular.

PD: "Sé que estamos un poco enojados pero quiero que lo sepas..."



viernes, 6 de octubre de 2017

"Dream It All Up Again"

Cómo me está costando escribir cuando me di cuenta que lo hice con una desnudez sin justificación. Un hiperrealismo al pedo. Como cuando ves la porno y ahora necesitás vestir a los actores para el coito. Nadie se excita con esqueletos copulando. Se me complicó. No lo veo como un juego de engaños y espejitos de colores. No es el veneno de San Agustín. Perdí placer y es horrible la sensación. No es que dejé de escribir aunque en este momento necesito vestir mis palabras e historias con otras cosas para no sentirme con cierta exposición de la cual yo sí decidí darle en algún momento.
Con lo que pasó con Reykjavik, quedará en Reykjavik. Lo que pasó con E, viene con E. No estoy cerrando el blog, pero quizá necesite encontrarle una vuelta de tuerca a esta escritura. Algo demasiado guardado y que todavía no me sale. Una persecución, a esta altura, injustificada. Patologías que me acompañaron. Cosas que anoté y no publiqué por alguna razón, y porque todavía me respeto para no caer en lo bajo. Más abajo de dónde se perdió un señor en uno de los recorridos que tomó en uno de mis sueños. "Tomó ese camino polvoriento y nunca más nadie supo de él". Me contaba mi otro, en otro hemisferio imaginario.
Cuando dejaste de ser parte de una ficción y otros lo creen como un tal. Y cuando leés visitantes y ves que son solo textos flácidos. Encontré escritos fuera de la órbita. Lugares que dejé por cierta ambición de lo políticamente correcto y en una necesidad desesperada por seguidores. Habrá que empezar a dar otros pasos para enriquecer la escritura. De engordarme con las palabras.

All I Want Is You by U2.